Bienvenidos a la Página Oficial de las inolvidables Hermanas de Alba
Las Hermanas de Alba

Semblanza

Por Omar Martínez Benavides.

El Origen: Jalisco

Como sabemos, el estado de Jalisco ha sido el crisol donde se han fundido las grandes tradiciones de México, desde la charrería de acendrado culto en la entidad como en el Bajío, hasta el surgimiento del mariachi que es epítome del folklore más depurado de lo mexicano.

Jalisco es cuna también, de destacados compositores, músicos y artistas que han dado luz a Jalisco en el mundo entero. Ahí nacieron: en Guadalajara, Pepe Guizar conocido como el pintor musical de México; Tito Guizar, tenor y actor del cine nacional; Susana Guizar, actriz del cine nacional; el gran compositor y director de orquesta Gonzalo Curiel; Lucha Reyes, reconocida como la reina de la canción ranchera; la gran bolerista Lupita Palomera; Las Hermanas Águila; Matilde Sánchez “La Torcacita” (Tequila, Jal.); Las Hermanas del Mar; Esther Fernández y el compositor Manuel Álvarez “Maciste” (ambos de Mascota, Jal.) así como otros destacados personajes, empresarios y políticos famosos.

Es en este marco de grandes personajes Jaliscienses que surge el famoso dueto de Las Hermanas de Alba, integrado por Yolanda y Silvia García de Alba Partida, nacidas en el pintoresco pueblo de La Barca, Jal. Sus padres fueron Don Roberto García de Alba Rico, originario de Tecolotlán, Jal. y Doña Catalina Partida España de Atemajac del Valle, Jal.

La Herencia Musical

La heredad musical que reciben las Hermanas de Alba, proviene de dos importantes vertientes: por un lado su madre Doña Catalina Partida de García de Alba, fue fundadora y segunda voz del dueto Las Abajeñas muy famosas en el noreste de México y en el Valle de Texas; este dueto tuvo dos cantantes: Victoria y Margarita del Rey y grabaron para el Sello Ideal a finales de los años 40’s. Sus éxitos más importantes fueron: “Perdón mujer”, “Triste es vivir”, “Ya no quiero que me quieras”, “El sombrerito” y muchos más. Y fueron acompañadas por el famoso acordeonista Narciso Martínez “El Huracán del Valle” y su conjunto.

Por otro lado, sus tías Josefina y María de la Luz García de Alba conformaron el dueto conocido primero como Las Hermanas García y Alba, cuando formaron parte del elenco de la radiodifusora XEFW de Tampico, Tam. a finales de los años 30’s a lado de grandes artistas como: Toña La Negra, Ana María Fernández, Matilde Sánchez La Torcacita, Martín Becerra y Los Cancioneros del Sur, Las Serranitas, Los Hermanos Kenny e Ignacio Santibañez. Más tarde, este dueto habría de tomar el nombre de Las Estrellitas que grabaron para diversos sellos: para Peerless, los porros, “El Burro bayo”, “La pobreza” y “Qué mosquero”, “La Guerita” y “Mami tenía razón”. En los Ángeles, California grabaron para los sellos Colonial, los temas “A dónde vas” y “Tú me enseñaste”; y para el sello Clave los temas: “Que bonito es mi novio”, “Vuélveme a amar”, “Corazón de acero” y “Odio y rencor”.

Sus inicios

Desde muy pequeñas, las hermanas Silvia y Yolanda se sienten muy atraídas por la música, se trasladan con sus padres primero a Guadalajara donde cursan sus estudios primarios y más tarde a principios de los 50’s se van a radicar al Distrito Federal donde cursan su educación secundaria. Es en este momento en que empiezan a cantar a dúo en eventos escolares y en fiestas familiares.

En 1954, siendo aún estudiantes, participan en las “Fiestas de la Primavera”, en Palacio Nacional cantando algunas canciones, con tan buena suerte que son escuchadas por Don Eulalio Ferrer, Pepe Guizar y Chucho Monge quien de inmediato las contrata para que se incorporen al programa “Noches Tapatías” que dirigía en la XEW.

La XEW fue el escaparate que dio proyección a Las Hermanas de Alba, que de esta manera inician una fulgurante carrera, que las lleva a recorrer otros espacios musicales reservados solo a los buenos artistas. Así, participan en el famoso programa, “Así es mi tierra”, que dirigía el inolvidable compositor Ignacio Fernández Esperón, conocido como Tata Nacho, teniendo un éxito inmediato.

A partir de este momento son llamadas a grabar para la RCA Victor cuyo director artístico era Don Mariano Rivera Conde, y sus primeros éxitos discográficos fueron: “De ranchero a diputado” de la autoría de Joaquín Pardavé y “Que bonito es mi novio”. A partir de estas grabaciones empiezan a abrirse más espacios en radio y televisión. Así participan en: Estudio “A” del canal 2 de Televisa; en el programa Cómicos y canciones; en La Hora Azul que dirigía Agustín Lara en el canal 2; en el programa de televisión Viva México, a lado de cantantes consagrados, como: Miguel Aceves Mejía, Flor Silvestre, José Alfredo Jiménez y Tony Aguilar.

Alternan en diversos escenarios con Lola Beltrán, Manuel Capetillo entre otros; participan con María Elena Marqués en el programa Noches Tapatías y en el Teatro Lírico alternan con Agustín Lara, Libertad Lamarque, Alejandro Algara y Carmela y Rafael. Y por algún tiempo mantuvieron una sana competencia con dos duetos muy famosos del momento: Las Hermanas Huerta y las chilenas Sonia y Miriam. Realizaron giras por Estados Unidos presentándose en diversas ciudades de ese país. Hicieron una temporada en España presentándose en el famoso restaurante “Perico Chicote” y una exitosa gira por Italia antes de regresar a México.

Las Hermanas de Alba grabaron para diversos sellos discográficos: con RCA Victor: “Que bonito es mi novio”, “Porqué te ocultas”, “Mariquita, mariquita”, “Tu sendero”, “Amor y dolor” y “Morenito de mi vida”. Para el Sello Colonial: “Las gaviotas” y “La negra noche”; para Seeco: “Mi amor se me fue” y para Mussart: “Señor San Antonio”, “Arroyito”, “No es un sueño” y “Llegando a ti”.

El dueto permanece firme en las preferencias del público hasta fines de 1950 en que el dueto se disuelve ya que Silvia García de Alba contrae matrimonio con el talentoso político hidalguense Jorge Rojo Lugo. Y su hermana Yolanda García de Alba eventualmente formaría el dueto Oscar y Yolanda con el cantante Oscar Zermeño y después cantando como solista en diversos centros nocturnos, hasta fallecer trágicamente.

El destino se pinta de rojo: formando una familia

Era una tarde primaveral de 1958 cuando la inolvidable cantante Silvia García de Alba fue invitada por Don Chucho Monge para asistir a una fiesta organizada en honor del General Arroyo en Villa Coapa. Ella lucía un hermoso vestido rojo carmesí brillante. En dicho evento que reunió a una gran cantidad de personajes importantes de la política y de la farándula; Don Chucho siempre custodiando a la bella Silvia, le fue presentando a muchos de los invitados cuando de repente se encontraron frente a frente con el Lic. Jorge Rojo Lugo, que asistía al evento representando a su señor padre, Don Javier Rojo Gómez quien en ese momento era embajador de México en el Japón. Deslumbrado por la belleza de de la joven cantante, Don Jorge Rojo solo atinó a sentenciar: “Qué bonito vestido rojo trae usted señorita” y concluyó “De hoy en adelante el color rojo lo seguirá toda su vida y será su destino“.

Aquel encuentro fortuito habría de cambiar para siempre la vida de Silvia García de Alba, pues a partir de entonces el dueto Hermanas de Alba, que estaba ya muy posicionado en el ambiente musical y el las preferencias del público, se vio seriamente afectado por esta circunstancia al grado de que Silvia y Yolanda tomaron la decisión de dar por terminado el dueto muy a pesar de que los medios presionaban para que no se disolviera, ofreciéndoles importantes contratos de trabajo.

Esta entrevista habría de concluir con el matrimonio de Silvia García de Alba con el Lic. Jorge Rojo Lugo a finales de 1958.

 

( CONTINUARA… )